Si ya no sabes dónde termina el trabajo y empieza tu vida es hora de que establezcas límites, escucha a tu cuerpo y evalúa si estás teniendo síntomas de estrés laboral.

¿Qué es estrés laboral?

Cuando hablamos de estrés laboral nos referimos a una serie de reacciones emocionales, físicas y psicológicas perjudiciales para el trabajador, que se generan cuando este se ve desbordado en sus labores y no encuentra los recursos en sí mismo para regular el agotamiento físico y mental que está experimentando. 

Se trata de un problema grave que afecta a la persona incluso fuera de lo laboral y en sus relaciones interpersonales pues la angustia que genera el estrés tiene la capacidad de invadir cualquier área de la vida de la persona que lo padece, es por ello que es un problema digno de consideración.

¿Por qué se da el estrés laboral?

El estrés laboral tiene también su origen en las condiciones laborales, el trabajador puede sentir que su esfuerzo no es proporcional al sueldo que recibe o que la presión que recibe por parte de sus colegas/superiores es abrumadora y no se acompaña de una propuesta de motivación o incentivos de ningún tipo. 

Otros factores a considerar son la inadecuada repartición de las cargas entre los empleados de la organización (en tanto funciones contradictorias que extienden en exceso la jornada laboral) y un ambiente laboral frenético, tenso y que se rige por la competencia insana o la desconfianza. 

El espacio de trabajo también va a ser determinante para fomentar o desalentar la gestión del estrés por parte del trabajador, esto tiene que ver con las emociones que le generen las características estéticas del lugar, un espacio amplio, limpio y organizado lo pondrá en la misma sintonía a nivel mental. Este es uno de los tantos beneficios de tener una oficina en un coworking.

Señales de alarma para detectar síntomas del estrés laboral a tiempo

Ahora que sabes qué es estrés laboral, queremos contarte que esta situación de estrés no solo aparece de pronto, hay señales que dan cuenta de la crisis que se avecina, es allí donde hay que intentar frenar el problema pero no todos saben reconocer la forma en la que avanza este problema o tienen cierta tolerancia al estrés y lo normalizan. 

Son tres las fases del estrés laboral:

1. Pilas con tu reacción frente a cualquier situación de estrés:

Cuando el trabajador se enfrente a la situación de estrés hostilty por primera vez, su organismo se pondrá en estado de alarma, producirá cortisol y adrenalina; esto debido a que instintivamente el cuerpo reconoce la amenaza como algo físico y se prepara para huir o luchar, entonces se aumenta el ritmo cardiaco y se acelera la respiración.

2. No es normal que te sientas sin energía todo el tiempo:

En caso de que la situación amenazante se prolongue en el tiempo y en un intento por controlar la situación, nuestro cuerpo se resistirá a entrar en la fase de agotamiento normalizando la situación de estrés, esto es contraproducente pues ahora usará el doble de energía para intentar mantenerse a flote con las responsabilidades laborales.

3. El dolor es la manera que tiene el cuerpo de avisarnos que algo no anda bien:

En esta etapa ya se verá comprometido el rendimiento laboral y peor aún el cuerpo hará todo lo posible para comunicar su agotamiento somatizando el estrés, causando problemas serios de salud física y mental. 

¿Cómo reconocer si ya sufres de estrés laboral?

A nivel laboral el trabajador que padezca de estrés laboral puede presentar un bajo nivel de productividad, alto absentismo, retraimiento frente a sus compañeros de trabajo,  dificultad para concentrarse o memorizar cualquier tipo de información y en general desorganización en cada ámbito de sus funciones. A continuación te mostramos de manera más específica cuáles son los síntomas del estrés laboral:

Síntomas a nivel emocional:

  • Tendencias suicidas
  • Depresión y/o ansiedad.
  • Distanciamiento afectivo
  • Impaciencia e irritabilidad
  • Sentimiento de impotencia
  • Aburrimiento y actitud cínica
  • Dificultad para la concentración
  • Conflictos en sus relaciones interpersonales

Síntomas físicos:

  • Cardiopatías
  • Baja de peso
  • Fatiga crónica
  • Dolor muscular
  • Dolor de cabeza
  • Alteración del sueño
  • Aumento de la tensión arterial
  • Trastornos digestivos como la gastritis
  • Trastornos musculoesqueléticos como la lumbalgia

Síntomas de tipo conductual:

  • Ausentismo laboral
  • Comportamiento de alto riesgo
  • Aumento de conductas violentas 
  • Relaciones humanas superficiales 
  • Abuso de sustancias tanto legales como ilegales

Si presentas alguno de estos síntomas lo mejor será que te tomes un momento y lo hables tanto con tu círculo cercano como con tus superiores en el trabajo, para buscar soluciones en conjunto y evitar consecuencias aún más graves.  

También te puede interesar:

Trabajo colaborativo post pandemia en oficinas de coworking

Trabajar desde casa en pijama afecta tu salud mental