La calidad de vida, más allá de alcanzar metas económicas, está ligada al equilibrio emocional que encuentres entre tu vida laboral y personal. Hoy queremos hablarte de lo importante que es este tema tanto para empleados como para las empresas.

Lograr que tu equipo de trabajo sea productivo va atado al hecho de que su vida laboral y personal, sean óptimas. Y si bien como empresa no puedes interferir en su ámbito privado, sí puedes hacer mucho en el aspecto laboral.

Sin embargo, tú, como parte de una empresa también debes velar por tu equilibrio emocional para mejorar la calidad de vida que tienes, aprender a distribuir tus tiempos para dedicarte espacios personales, recuerda que no todo puede girar en torno al trabajo, también es importante el esparcimiento y las conexiones sociales o familiares.

Y sin mencionar aquellas personas que están en el proceso de emprender, pues son quienes más dificultades tienen al momento de equilibrar su vida laboral y personal, por eso hoy queremos compartirles estrategias y tips.

¿Cómo mejorar la calidad de vida equilibrando la vida personal y laboral?

Ahora bien, si te preguntás cómo alcanzar este equilibrio emocional donde tu vida laboral no interfiere en la laboral y viceversa, te dejamos estas estrategias:

1. Dile adiós al perfeccionismo y dale la bienvenida a la excelencia

Cuando buscas la perfección, cada detalle va a necesitar un nuevo arreglo, esto implica más tiempo en la ejecución de las tareas y más estrés, lo mejor es que seas capaz de identificar la excelencia porque podrás entender que tu trabajo es completo y darás paso a nuevas tareas.

2. Descansa de la tecnología

Desconectarte de los celulares, computadoras, tablets o cualquier dispositivo que te aparte de tu familia, es importante para equilibrar tu ámbito personal y mejorar tu calidad de vida. Compartir con quienes vives a diario en tu hogar, dedicar tiempo para ver a tus amistades o asistir a reuniones familiares que te permitan despejar tu mente de la vida laboral, es el segundo gran paso en el proceso de buscar un equilibrio emocional.

3. Prioriza actividades

Y aquí no solo hablamos de las tareas cotidianas en tu trabajo, nos referimos a todo. Organizarte usando un calendario o una lista con tus actividades diarias, te permitirá identificar aquello que tome más tiempo, lo urgente y lo que puedes hacer rápidamente, así priorizarás tareas sin necesidad de comprometer tu tiempo personal.

¿Cómo empezar a equilibrar la vida laboral y personal?

No hay una fórmula mágica, sin embargo, te compartimos cuatro consejos que te ayudarán a alcanzar una calidad de vida óptima donde tu trabajo y tu mundo profesional no choquen entre sí:

1. Inicia con pequeñas acciones

Un hábito se adquiere con pequeños pasos, puedes empezar cambiando tus horarios, despertando más temprano, yendo a dormir a una hora adecuada, cumpliendo con tu lista de tareas diarias, siendo consciente de la cantidad de actividades que realmente puedes realizar al día. La constancia te ayudará a que con el tiempo sea más fácil.

2. Separa tus espacios

No trabajes en la cama, ni en la sala, ni en espacios que son especiales para descansar o para compartir con los tuyos. Busca lugares que le permitan a tu cerebro identificar que está en un nuevo ambiente y que por ende, las acciones que harás en ese lugar requieren de concentración y productividad.

Los coworking como Tinkko son la mejor alternativa. Pues las zonas flex te permiten recurrir al trabajo híbrido en caso de que disfrutes esta modalidad. También verás puestos fijos que te permitirán aprovechar los beneficios del networking.

¡Conócenos! Contamos con un cotizador automático para que puedas ver el valor de tu próxima oficina, en poco minutos.

3. Aprende a decir: no.

Es más importante de lo que piensas. Debes reconocer cuando el tiempo no te alcanza para completar tareas y ten siempre presente que tendrás que aprender a decir no a tareas laborales que impliquen disminuir el tiempo que es para tu crecimiento personal. Esto es lo que realmente potenciará tu calidad de vida.

4. Acepta ayuda

Aunque creas que tienes que hacer todo tú para que quede bien, es importante que aprendas a delegar tareas y pedir ayuda cuando sea necesario. Esto te ayudará a ampliar tus conocimientos, pues no hace falta tener siempre el control.

Recuerda que el espacio en el que trabajas, influye en tu estado de ánimo y todos estos factores repercuten en tus relaciones interpersonales. ¿Estás listo para dar el primer paso para lograr un equilibrio laboral y personal que te permita lograr una calidad de vida óptima?

Si estás listo, también te puede interesar:

Estrategias para hacer crecer tu negocio

¿Cómo crear una buena base de datos empresarial?